A mi “yo” del pasado

A mi “yo” del pasado

Querida Yo del pasado. Quería escribir una vez más ahora que se acerca el fin del año 2020. El año más extraño, convulso e inestable de tu corta vida. Felices 22 años, por cierto.

 

Ha sido un cumpleaños raro, lo sé. Pero vendrán más, al igual que tuviste muchos años atrás. Gracias a dios no pasó nada trágico en tu familia en estos meses de enfermedad, muerte y calvarios que más de uno ha tenido que vivir.

 

Te aviso, este año de coronavirus no te va a gustar. Vas a vivir de todo y nada agradable. Los meses encerrada se te harán eternos. Y no habrá graduación universitaria como la que soñaste con tus padres, hermana, abuela y novio presentes. No la habrá y a saber qué pasará en 2021.

 

Pero ya eres periodista. 10 años después de que soñar con ello, tu deseo se hizo realidad. Y trabajarás “de gratis” y sin cotizar en una tele local. Con esto no habías soñado ¿Eh?

Pero no está tan mal, la gente de ahí te escuchará, te animará, te alentará a superarte a ti misma con todo tipo de eventos, entrevistas y experiencias. Y por supuesto, te ayudarán a rellenar CV, eso tan complicado hoy en día.

 

En este año también tu relación amorosa llegará a ese punto de amor romántico pleno y sano, puro. Ya no hay mariposas revoloteando por el estómago. Habrá peleas y planteamientos graves y definitivos sobre la mesa. Pero a finales de 2020, puedo decirte que todo irá bien entre vosotros. Magia de esa que no se puede describir pero no es la niñería de los comienzos de cuento de color rosa.

 

También te digo que habrá cosas malas con las amistades. No será tu mejor momento, pero tienes a los mejores cerca tuyo. Y los que no, ya sabes, puerta y adiós.

Cada uno va cogiendo ya su camino propio y tu cogerás el tuyo. Pero chica, que maravilla de redes sociales. Puedes estar en contacto con ellos y sabes que puedes contarles de todo. Que la distancia, los confinamientos o los problemas no os impida mantener viva esa llama de amistad tan bonita que sobrevive a lo peor.

 

El deporte llegó a nuestras vidas para quedarse. Y la meditación. Y que bien se combinan ambos entre sí, para tu cuerpo, mente y alma. Sigue con ello muchos años más y tu bienestar te lo agradecerá.

 

Querida yo del pasado, este año es jodido de narices. Pero sobrevivirás a él con todo lo que traiga, y estoy segura que si este año lo superamos, podremos con todo lo que venga.

Felicidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.