“¿Estás bien?”

“¿Estás bien?”

Se ha convertido en la pregunta favorita del 2020. Me la hago a mi misma más veces que a la mayoría de personas.

 

Ya no distingo qué significa estar bien, pero bien de verdad.

¿Estás bien? Ya no eres la misma. ¿Qué te ha pasado? Has cambiado.

 

¿Dónde está la chica que había en febrero de 2020? El año nos cambió. O quizás fue la pandemia, el confinamiento, la “nueva normalidad” de la que tanto se habla, o simplemente me cambió el tiempo. Los problemas, los inconvenientes, los baches, el dolor, el sufrimiento.

 

Una barrera pegajosa que nubla la vista se deja caer por mis ojos miopes demasiadas veces en una misma semana. Un vórtice de ideas locas, de ideas absurdas, de ideas peligrosas.

Piensa en frío, ¿estás bien? ya te dije que no lo sé. Que extraño, estás muy rara, has cambiado.

 

Sigue el bucle, sigue el vórtice. Meditación, respiración, canción. Parece que se calma, hasta que pase algo más y el 2020 me vuelve a pegar. Bien fuerte además.

Tengo miedo, asusta el cambio. Demasiado. Todo pasa muy deprisa. Quiero parar, quiero bajarme de esta montaña rusa antes de que vomite todo el desayuno. El mismo desayuno que me trago a la fuerza porque despierto con nauseas cada mañana y marcas de lágrimas en las mejillas resecas. Tengo la piel pálida, me falta sol. Maldita pandemia, maldita nueva normalidad.

 

¿Estás bien? No, no lo estoy. ¿Por qué? Ojalá pudiera ordenar la cabeza y decirte por qué. Ni yo lo sé. Me siento sola, abandonada, triste. Que alguien me ayude. Otra vez, ¿estás bien? NO, JODER.

 

Respira, ya va a pasar. Mi yo interno, la niña de 15 años que tan jodida estuvo con ansiedad un verano entero, me mira desde un rincón de la mente, agachada en el suelo abrazándose las rodillas y llorando. Me sigue mirando, con las gafas quitadas y los ojos hinchados. ¿Estás bien? Aguanta, aguanta, aguanta. Respira, levanta. Tú puedes. Pudiste siempre. Mírame. Límpiate los ojos, las gafas, la cara. Levanta y sal. Sal al mundo. Tú puedes.

 

¿Estás bien? No, pero lo estaré.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.