Miedo al futuro

Miedo al futuro

A más de uno nos habrá pasado que en estos tiempos tan compulsos y raros, una idea fugaz de “miedo al futuro” ha atravesado nuestra mente en algún momento del largo día que vivimos dentro de nuestras casas, encerrados, confinados porque de la noche a la mañana un virus nos ha puesto contra las cuerdas como un colectivo débil.

 

La humanidad, esa sociedad civilizada que domina el mundo (La Tierra y todo lo de alrededor) y que ahora nos hemos dado cuenta que no somos nada más que 7 mil millones de corazones frágiles.

 

Nuestro 2020, la entrada a la nueva década del siglo XXI se ha vuelto inestable. En enero todos nos comíamos el mundo y el año que nos esperaba para brillar. Todo se apagó en pocas semanas de los nuevos 365 días que teníamos por delante.

 

A día de hoy, que ya el 2020 está terminado y se acerca su amigo 2021 (otro que no augura facilidades, normalidad y libertad) me doy cuenta que hemos perdido un año entero de vida encerrado en nuestros hogares. Algunos lo llevaron bien, otros solo querían escapar de sus infiernos personales y otros ni siquiera tienen un techo donde resguardarse del covid y del frío.

 

El futuro asusta. Y ahora más, con esta constante inestabilidad y altibajos que nos acecha en cada esquina. Cero contacto, mascarillas robándonos la expresividad, la sonrisa. Aunque al menos somos todo ojos -el espejo del alma- que miran al alrededor con angustia, como si viviésemos dentro de una de esas pelis postapocalípticas de tráileres súper molones en el cine.

 

A mí también me asusta el futuro. El mismo que pensaba que cambiaría mi vida tras graduarme en la universidad en un año que se me antojaba bonito, 2020. Es simétrico y perfecto. Todo lo contrario a lo que albergó para toda la humanidad.

Y me sigue asustando el futuro, ahora con otro nombre. Dos mil veintiuno.

 

Por favor, que la normalidad regrese pronto y si esta vez nos asusta el futuro que sea por los temas de siempre, no por temor al fin de millares de vidas por un ser microscópico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.