Tiempo de reflexión

Tiempo de reflexión

El tiempo ayuda a reflexionar, a sentarte con una taza de café en la puerta a tomar el sol y un buen libro en el regazo. Observar el cielo imponentemente azul o centrarte en escuchar a los pájaros cantarle a la primavera que se acerca mientras el calor choca contra los párpados cerrados.

Es todo un privilegio tener tiempo para reflexionar, noches de insomnio para pensar en qué hacer con tu vida. Y no lo digo como meme de twitter, si no de pararte de verdad a contemplar tu alrededor y analizar tus reales posibilidades.  Y yo lo he hecho.

He creado una lista mental de todo lo que tengo y lo que no. De lo que puedo llegar a tener y lo que ni en sueños poseeré. No quiero rendirme, lo juro, aunque a veces me cueste levantar la cabeza y caminar hacia adelante. 

Tengo miedo de cagarla y no poder arreglarlo. Y eso que la he jodido más de una vez en lo que va de año, pero madre mía… que alegría dar pedirte perdón a ti mismo y sanar. Solucionar conflictos externos e internos sienta tan bien como una sesión de SPA.

También me alegra darme cuenta de que no soy la misma de Sandra que arrancó con uvas en la boca el 1 de enero de 2021, y tampoco hace tanto de esto, ¿no? La pandemia nos ha traído desgracias y también tiempo a solas, un tiempo que puede ser realmente valioso si sabemos utilizarlo para bien, para mejorar como individuos, para reflexionar ante la forma que tenemos de enfrentarnos a esto que llamamos vida.

Puede sonar todo esto a Mr.Wonderful como se refiere a esta “motivación excesiva” una persona especial para mí. Pero es que realmente lo creo. También la meditación te ayuda sin pretenderlo a cambiar el chip que tenemos en nuestra mente. Daos un tiempo para reflexionar ahora que disponemos de él, ahora que nuestra vida ha tenido una pausa para frenar en seco nuestra rutina desenfrenada pre-pandemia mundial. Quizás saquéis en claro más cosas de las que creéis.

Yo estoy feliz del rumbo que estoy tomando pese a que sigo cometiendo muchos fallos, pero siempre pueden enmendarse si realmente se desea. Estoy orgullosa de la persona en la que me estoy convirtiendo a veces de mi propio esfuerzo mental, aunque siga teniendo mis defectos y mis deslices.

Espero que todos vosotros podáis algún decirlo de vuestra persona, pero con auténtica sinceridad.

Ya es tiempo de reflexionar, ¿no te parece?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.